sábado, 17 de agosto de 2019

Zadar, o el atardecer más hermoso sobre el Adriático

Su Esencia:
Zadar es una ciudad en la costa de Dalmacia en Croacia, que forma parte de los itinerarios que en los ultimos años permiten conocer la ex Yugoslavia. Y uno al recorrerla, capta enseguida el motivo. 
Cuenta con ruinas romanas y venecianas en el corazón de su casco antiguo. 
Pero quizás lo más interesante de Zadar es que supo reconvertirse y escribir su propia historia luego de la Segunda Guerra Mundial. Se dice que el Mariscal Tito le pidió a Churchill que la bombardeara antes de que cayera en manos de las tropas nazis. El líder inglés así lo hizo y es por eso, que la ciudad tuvo que ser reconstruida. 
Hoy en día es una mezcla de sensaciones, entre siglos de historia y peatonales nuevas, de iglesias antiquísimas y bellos paseos sobre el mar.
Y como si esto fuera poco, la gran extensión de su costa, permite apreciar como en poco lugares, un atardecer magnífico sobre el mar Adriático.
Lo Imprescindible nº 1: el Casco Antiguo de Zadar.
Lo pintoresco de Zadar es que puedes caminar por peatonales hechas de mármol blanco puro y encontrarte en una manzana con edificios minimalistas de la post guerra, con iglesias del año 1000 en otra y con edificios que permiten reconocer la fortaleza de la Serenissima en su época de esplendor por el Adriatico. 
La parte antigua de Zadar se recorre facilmente y de a pie en un lapso de dos horas, en tres si se tomas un tiempo para almorzar o hacer un corte en el paseo y visitar una de las tantas heladerías o panaderías que brinda la ciudad. 
Para alguien que disfruta de la arquictura como yo, hay edificios que no podemos dejar pasar por alto y que merecen nuestra atención:
La Iglesia de San Donato y el Foro Romano: milagrosamente sobrevivió a los bomb 1deos y hoy sirve como vistigio de la época romana, presentes también en otras ciudades de Croacia como Split y Pula. Aqui en Zadar, todavía se conservan restos de los siglos I a III, al lado de la Iglesia de San Donato. Se puede pasear entre restos de columnas y capiteles, a pocos metros del mar. Tanto es la riqueza del legado que la ciudad cuenta con su propio Museo de Arqueología, justo frente a dicho foro. 
Quizás la excusa para visitar el Foro sea tener que pasar por él, para entrar a la Iglesia de San Donato. Es muy antigua, ya que fue construida a principios de la Edada Media y con una asombrosa forma circular, más bonita en su interior que en el exterior. La acustica del templo, hace que hoy sea utilizada como Sala de Conciertos y es uno de los íconos de la ciudad. 

 
Lo Imprescindible nº 2: El Órgano de Mar
Uno de los atractivos de Zadar es un increíble paseo sobre el mar, quizás el punto de encuentro de los propios croatas y de los visitantes, por el largo y agradable caminar que propone. 
Tanto es su belleza por clima, sol y verde vegetación, que Zadar presenta dos singulares propuestas. Una es el Órgano de Mar, inaugurado en el año 2005. 
A simple vista, quizás solo adviertas un conjunto de escalones que se van perdiendo en la costanera del paseo sobre el mar, sin embargo, si miras más de cerca, vas a advertir que se trata de un conjunto de agujeros a diferentes niveles; la cuestión es que en su interior, albergan un enorme conjunto de 35 tubos y una gran cavidad, que lo que hace es captar el sonido producido por las olas del Adriatico cuando llega a las costas de Zadar. 
Fue diseñado por un arquitecto croata, Niikola Basic y en su construcción se utilizaron bloques de piedra blanca de la isla de Brac (se dice que es la misma piedra utilizada en la construcción de la Casa Blanca, en Washington). 
El lugar invita a sentarte en los escalones y simplemente escuchar la melodía del mar, la cual se acentúa cuando pasan las embarcaciones cerca de la orilla y el suave movimiento del mar llega hasta los tubos el Órgano. La mayoría de las personas, se sientan en las escalinatas del Órgano para no perderse la puesta magnífica de sol que ofrece la costa Adriática. Ver esa maravilla y los acordes del mar bajo tus pies y en tus oídos no tiene precio. 
 
Lo Imprescindible nº 3: El Saludo al Sol.
La otra singular propuesta se encuentra a metros nada más del Organo de Mar, también sobre el paseo marítimo de la ciudad. 
Se trata de un enorme círculo de 22 metros de diametro, construido en base a placas que vidrio que representa el Sistema Solar. Si resulta pintoresco verlo, mejor es al caer la noche, ya se ilumina con distintos colores y hace más atractiva a la ciudad. 
Lo Imprescindible nº 4: La Plaza del Pueblo
A casi cuatro cuadras de la Iglesia de San Donato, caminando por la calle peatonal principal, vas a encontrar este plaza, fácilmente distinguible por el reloj del edificio, que data de 1562 y que hoy es sede del Museo Etnologólico. En la plaza puedes encontrar también la Oficina de Turismo, por si quieres solicitar algun mapa o referencia puntual. 
La Plaza se ubica en una zona comercial por excelencia; marcas italianas como Benetton o Intimissimi tienen grandes locales y son un motivo más para recorrer despacio y con interés las vidrieras de la ciudad. 

Lo Imprescindible nº5: 
La Catedral se Santa Anastasia.
De nuevo, es una recomendación para los que gustamos de la Arquitectura y compartimos una cuestión de fe. Es recomendable visitarla sobre todo por su fachada en su estilo románico; su interior, mientras tanto, conlleva elementos góticos como el coro de la iglesia. Y como siempre digo, no cuesta nada agradecer por la oportunidad de estar allí y la bendición de viajar. 
 
Lo Imprescindible nº6: 
Puerta de Terraferma.
Quizas sea una buena propuesta para culminar la visita por Zadar, la de apreciar una de las puertas de ingreso a la ciudad. Es tal vez, la construccion renacentista más bonita y data de la epoca de oro del Dux de Venecia; se construyó para proteger a la ciudad de la amenaza que representaba el Imperio Otomano. Es por su historia, por la belleza de sus columnas y por el león alado de San Marcos sobre el arco central, que merece detenerse frente a ella y disfrutar de su vista. 

Datos del viaje a Croacia:

Fecha del viaje: Setiembre 2017
Agente de Viajes: Carey Turismo - Sra. Alicia Viva.  Cordoba 1452 2º E. Tel: 0341 - 4408260

Mayorista nacional: Becciu Turismo Pecom 

sábado, 22 de junio de 2019

Zagreb: encanto desde la Ciudad Alta a la Baja

Su Esencia:
Zagreb es la capital de Croacia, pero más allá de su status político, es una ciudad con mucho del aire señorial centro europeo que puede verse en Viena y Budapest. Sus dimensiones hacen que sea una ciudad para caminar y visitar en un día completo;  lo aconsejable es empezar por la parte alta de la ciudad, por el barrio de Gradec, quizás el más antiguo pero también el más exquisito e ir paulatinamente descendiendo sus calles hasta llegar a la parte más moderna de la ciudad, la que se conoce habitualmente como Ciudad Baja.
Ya no hay rastros de la Guerra de los Balcanes, solo en las afueras de Zagreb, en las granjas camino a Plitvice se mantienen algunas casas con indicios de los enfrentamientos, pero no en Zagreb. La capital, a mitad de camino entre Europa del Este y del Adriático se muestra esplendorosa y pujante.
Con buena gastronomía, cafés y pastelería de primera, callecitas estrechas y avenidas anchas, mucha escultura y arte en las calles y galerías, gente amable y precios más accesibles que el resto de las capitales vecinas, Zagreb no defrauda e invita a darle la oportunidad de conocerla. 
Les dejo 8 imprescindibles de la Brújula Tips y un dar de bonus tracks para descubrirla...

Imprescindible n°1: la Iglesia de San Marcos.
Ubicada en el barrio de Gradec, en la plaza del mismo nombre, es probablemente el ícono de Zagreb; es lejos el edificio más pintoresco y fotografiado de Zagreb. Es super reconocible por los dos enormes escudos de armas que ocupan todo el tejado: el de Zagreb y el de los reinos de Croacia, Eslavonia y Dalmacia.
La iglesia es muy antigua, dado que fue construida en el s.XIII en estilo románico y las reformas se hicieron más tarde en estilo gótico tardío. El portal del lado sur, es también para admirar por sus 15 estatuas góticas.
San Marcos es un buen punto de inicio para admirar los edificios y calles que rodean la iglesia. Allí nomás, se ubica el Palacio Ban, que la sede del Gobierno, el edificio del Parlamento de Croacia y el Antiguo Ayuntamiento.

Imprescindible n° 2: la Torre Lotrscak 
y el Paseo Strossmayer.
Elijo mencionarla por lo pintoresco y por la tradición que alberga. 
Exactamente todos los mediodías del año, a las 12 pm, se hace disparar un cañonazo desde la Torre Lotrscak, una costumbre que se cumple desde el 1 de enero de 1877 y que servía para marcar el mediodía exacto para los campaneros de la ciudad. Lo cierto es que el estruendo hace saltar a turistas y locales que circulan por la ciudad. 
La torre en sí es bastante antigua, es del siglo XIII y formaba parte de las murallas defensivas que tenía la ciudad; se puede subir, aunque dicen que es muy empinada.
Es muy fácil ubicarla, ya que puedas llegar a ella caminando desde la Plaza San Marcos con el techo escudado de la iglesia a tus espaldas. Otra forma más fácil es tomar el funicular que literalmente te asciende en un minuto desde el centro comercial de la ciudad hasta las colinas del barrio de Gradec.
Entre el hall del funicular y la Torre Lotrscak, podes reconocer la entrada al Paseo Strossmayer, agradable de día y de noche; con luz diurna puedas tener una vistas magnificas de la ciudad; al caer el sol, sus terrazas cobran mayor vida y hay música en vivo, cine al aire libre y un ambiente joven y ameno.

Imprescindible n°3: La Puerta de Piedra.
Está ubicada en la ciudad alta, en Gradec también, a pocas cuadras de la Torre Lotrscak. Tienes que buscar la calle Kamenita y ella te llevará directamente y suavemente hacia abajo. 
En realidad es más que una puerta, es como un gran portón que da lugar a un pasaje, el cual tiene construcción arriba y tejado, por lo que puede pasarte desapercibida, pero es en realidad lo único que queda de la vieja muralla que protegía a la ciudad en el Medioevo; tanto es así que data del año 1242. 
Es famosa en la actualidad porque dentro de este pasaje, hay un santuario. Desde hace casi 300 años se venera el cuadro de una Virgen y el niño que sobrevivió al gran incendio del 1731 que destruyó gran parte de la ciudad. Está escasamente iluminado; muy pocas velas y muchos mensajes de agradecimiento ya que se cree que es milagrosa la imagen. Debes guardar silencio porque es un lugar de oración, pero no dejes de admirar el hermoso enrejado que custodia la imagen y el delicado cuadro de Nuestra Señora.

Imprescindible n°4: La Catedral de Zagreb.
Se ubica en el barrio de Kaptol, pegado al de Gradec y puedes llegar a ella desde la calle Tkalcica, cortando por las estrechas perpendiculares que la atraviesan o desde la Plaza Ban Jelačić, ya que verás sin dificultad las torres de la Catedral, dos enormes torres góticas, tan grandes y fornidas que formaban parte de las murallas de la ciudad. Aún hoy en día, la Catedral es el edificio más alto de la ciudad.
Zagreb ya contaba con este templo cerca del 1100, pero las invasiones y otras vicisitudes hicieron que se reconstruyera totalmente. 
Entra y aprecia sus ventanales y la hermosa madonna dorada del altar mayor. 
 
Imprescindible n° 5 : Mercado de Dolac
En el mismo barrio de Kaptol, cerca de la Catedral y prácticamente atrás de la plaza Ban Jelačić, se encuentra la plaza de cuadrado perfecto que alberga al mercado de Dolac.
Como muchas otras ciudades europeas, Zagreb tiene su propio espacio al aire libre donde los productores locales llevan allí para vender sus frutas, verduras, carnes, pescados, panes, quesos y hasta souvenirs y flores. 
Se lo reconoce por las sombrillas de color rojo.
Junto al mercado hay unas mesas y sillas rusticas de madera para comer algo al paso.

Lo Imprescindible n° 6: plaza Ban Jelačić
Ya la nombré varias veces, pero lo cierto es que es un punto de referencia en la capital.
Por ella pasan todas las líneas de tranvías, está el Banco Nacional y otras casas de cambio para pasar de euros o dolares a kunas (la moneda local). Siempre recuerda llevar contigo el pasaporte para mostrar si vas a cambiar divisas.
Es reconocible por la estatua ecuestre de Josip Jelačić, héroe nacional de quien toma el nombre la extensa plaza. 
 
Lo Imprescindible n° 7: La Herradura Verde
Otra de las maravillas de Zagreb son los grandes espacios verdes con que cuenta y las avenidas que transitan paralelas o que cortan sus parques.
El área verde conocida como la Herradura Verde, nace a solo una cuadra de la plaza  Ban Jelačić, ya plenamente en la Ciudad baja.
Se trata de 8 manzanas con extensión a veces de más de 100 mts, dispuestas una tras otra que forman una letra U y que está repleta de parques, jardines y paseos verdes.
Suelen realizarse festivales gastronómicos en sus paseos, por lo que son otra opción más para recorrerlos. 
Los mejores ejemplos de edificios del estilo astro-hungaro se encuentran bordeando la zona, y es lo que hace tan señorial y europea a Zagreb: el Pabellón de Arte, la gigante Estación de Ferrocarril a donde llegaba el Orient Express, el hotel Esplanade y el Teatro Nacional Croata.

 
Lo Imprescindible n° 8:  Cementerio Mirogoj
No suelo recomendar cementerios para recorrer y generalmente no elijo visitarlos, ni siquiera en mi ciudad, pero debo reconocer que recorrer Mirogoj es entender el esplendor del que gozaba la ciudad en el siglo XIX.
Es enorme, multi religioso y en cierta forma una muestra del talento arquitectónico y artístico del genio croata. Aquí están enterrados algunos de los croatas más célebres de su historia y el padre de la moderna República, tras la Guerra de los Balcanes. 
La puerta de ingreso con sus galerías, son las bellas que puedas encontrar en las necrópolis del mundo. 

Bonus track 1: callejear Zagreb.
Para completar nuestra percepción de Zagreb, hay que caminar la ciudad. Esto no implica caminar por kilómetros y cansarse más de la cuenta. Al contrario, las calles imperdibles no se extienden por muchas cuadras y permiten admirar el movimiento y comercio local.
Recomiendo tres calles en particular:
Radićeva ulica: 
Es la única con pendiente, por lo que la forma más fácil de recorrerla, es empezar no bien sales de la Puerta de Piedra: desciendes un poco, bordeas por la estatua ecuestre llena siempre de flores y voilá: estarás va en la coqueta Radiceva ulica. De esta forma, solo irás suavemente descendiendo de Gradec hasta la parte más nueva de Zagreb. Esta calle es ancha y la perspectiva que va ofreciendo a medida que avanzas se pone cada vez mejor. Si la sigue hasta abajo en forma completa, llegas a la plaza Ban Jelačić.
Se dice que es la más comercial de la ciudad; la calle Ilica es la más comercial en cuanto a firmas europeas y americanas conocidas; Radiceva Ulica por el contrario, tiene emprendimientos locales. 
Calle Tkalcica:
Es paralela a la anterior, y está buena por la terrazas y patios de los bares y cafés que pululan aquí y allá. Es un gran ambiente a cualquier hora, más que nada dedicado a la gastronomía local y la cerveza, aunque abundan los negocios de venta de chocolates también. Si dispones de tiempo, no hay que perderse las callecitas que cortan Tkalcica, ya que muchas veces ocurre, esconden rincones maravillosos y no tan turísticos.

Calle Ilica:
Nace en la plaza Ban Jelačić, extendiéndose hacia la derecha (teniendo las cúpulas de la Catedral en tu espalda). Es fácilmente identificable porque los tranvías pasan por allí (prácticamente todas las líneas). Las grandes firmas tienen sus locales aquí. Es para pasear, tomar un helado, comer una rica porción de torta y distraerse. Recomiendo sobre todo recorrerla por la tarde: cuando el sol baja, tiñe de dorado toda la calle en tu extensión, volviéndola aun más linda. 

Bonus track 2: Museos de Zagreb.
Son buenas opciones si dispones de más tiempo en la ciudad, y que hablan del nivel cultural de la ciudad. 
Museo Mimara: ubicado en la plaza Roosevelt de la ciudad Baja, lindante con la Herradura Verde, contiene una importante colección de pinturas de maestros italianos como Giorgione, Veronese y Canaletto; flamencos como Bosch, Rubens, Van Dyck; españoles como Velázquez, Murillo, Goya, e inclusive, franceses como Delacroix, Corot, Manet, Renoir, Degas. 

Museo de la ciudad de Zagreb:  está situado en la calle 20 Opatička y, fue establecido en 1907 por la Asociación de la Hermandad del Dragón de Croacia. Se encuentra dentro de la estructura del Convento de las Clarisas, que data de 1650, en la ciudad Alta, en el barrio de Gradec, no muy lejos de la iglesia de San Marcos.​ El Museo se ocupa de temas de la historia cultural, artística, económica y política de la ciudad que abarca desde hallazgos romanos hasta la época moderna.


Datos del viaje a Croacia:

Fecha del viaje: Setiembre 2017
Agente de Viajes: Carey Turismo - Sra. Alicia Viva.  Cordoba 1452 2º E. Tel: 0341 - 4408260
Mayorista nacional: Becciu Turismo Pecom