martes, 5 de junio de 2012

Madaba y Wadi Rum: en lo profundo de Jordania

Su Esencia:

Jordania ofrece otros tesoros además de la ciudadela de Amman, las ruinas de Jerash o la maravilla de Petra. Al adentrarse en su territorio para alcanzar los sitios más turísticos, es posible descubrir también mucha más historia y paisajes sorprendentes.
Hay que tener en cuenta que Jordania es también Tierra Santa, así lo dejó aclarado Juan Pablo II cuando en el Año Santo del 2000 recorrió sus tierras previo a entrar en Jerusalem. Por sus desiertos caminó Moises guiando a su pueblo hacia la Tierra Prometida y San Juan Bautista siguió el curso del río Jordán en su peregrinar como profeta.
Cruzados, monjes franciscanos y más recientemente tropas árabes e inglesas atravesaron su tierra y dejaron su legado. Es una razón más para seguir aprendiendo de la riqueza cultural e histórica que el país ofrece al mundo entero.


Lo Imprescindible 1: Monte Nebo:
De camino a la ciudad de Madaba, al sur de la capital Amman, y a solo unos 30 kms de distancia de ella, es posible encontrar un lugar de veneración para el mundo cristiano y judío.
La tradición cuenta que fue en el Monte Nebo desde donde Moisés divisó la Tierra Prometida por primera vez y donde encontró su última morada.
Ya desde tiempos antiguos los primeros cristianos construyeron una iglesia en la cima del monte, la cual ha sido custodiada desde hace siglos ya por la orden de los Franciscanos.
El lugar adquirió notoriedad cuando el Papa Juan Pablo II enunció su sermón, el cual fue presenciado por 20.000 fieles.
Al entrar, un sombreado camino de olivos y laureles de jardín marca el suave camino hacia la cima. En la mitad de este paseo hay una estatua que representa los libros del Antiguo y Nuevo Testamento y que fue colocada allí como recordatorio del paso del Santo Padre y del Jubileo.
A metros de la estatua, se encuentra un pequeño jardín donde se alza una gran lápida, la cual recuerda que en dicho monte, se encuentra la tumba de Moises.
Dado que la pequeña iglesia bizantina del monte se encuentra en reparación, se han extraído de ellas numerosos mosaicos originales de su piso que hoy se encuentran en exhibición en un pequeño museo de campaña, para apreciar una de las técnicas jordanas más famosos: la de decoración a través de mosaicos.
Un pequeño olivo plantado por Juan Pablo II en el 2000, es también visitado por los fieles que se acercan al monte y rezan una pequeña oración por su memoria. 
Lo mejor de la visita es sin duda, la terraza construida bajo la enorme cruz de hierro de Cristo entrelazada con el báculo de Moises; desde esta plataforma excavada en la piedra del monte, se obtiene una vista impresionante del valle del Jordán.
Una placa colocada en los balcones de la terraza nos indica las escasas distancias que separan el Monte de otros lugares de Tierra Santa. Se dice que durante el anochecer es posible distinguir claramente las luces de Jerusalem e inclusive las de Belem.
Les dejo transcriptas las palabras de salutación del Papa Juan Pablo pronunciadas en dicha explanada:
"Aquí, en las alturas del monte Nebo, comienzo esta etapa de mi peregrinación jubilar. Pienso en la gran figura de Moisés y en la Alianza que Dios estableció con él en el monte Sinaí. Doy gracias a Dios por el don inefable de Jesucristo, que selló la nueva Alianza con su sangre y llevó a su plenitud la Ley. A él, que es "el alfa y la omega, el primero y el último, el principio y el fin" (Ap 22, 13), le  dedico todos los pasos de este viaje, que realizo a través de la Tierra que fue suya.
En este primer día, me complace de manera especial saludarlo a usted, padre ministro general, y agradecerle el magnífico testimonio que han dado en esta tierra los hijos de san Francisco mediante el fiel servicio de la Custodia en los santos lugares en el decurso de los siglos.

Asimismo, deseo expresar mi gratitud al gobernador de Madaba y al alcalde de la ciudad. Que las bendiciones de Dios todopoderoso desciendan sobre el pueblo de esta región. Y que la paz del cielo llene el corazón de todos los que me acompañan a lo largo de mi peregrinación."



Lo Imprescindible 2: Madaba
Conocida también como "la ciudad de los mosaicos", es pequeña, bulliciosa, con casas de dos plantas, dorada por el color de la piedra que la vio nacer, con calles sinuosas y mercados improvisados en la calle.
El sitio más importante para visitar en Madaba, es la Iglesia Ortodoxa Griega de San Jorge. 
En ella se atesora el famoso mosaico del siglo VI que representa el mapa de Jerusalem y de Tierra Santa. 
Muchas teorías rodean la concepción del mítico mosaico; muchos acuerdan que se trata del primer mapa o guía para los viajeros que pasaban por Tierra Santa; otros dicen que es la representación de la visión que Moises tuvo cuando vio por primera vez el área del Jordán...
El mosaico, que ocupa prácticamente toda la extensión del piso de la iglesia, contiene 2 millones de piezas de vívidos colores y que fueron fabricadas a partir de la piedra local; sobre el mapa aparecen colinas y valles, poblados y ciudades desde el Jordán hasta el Delta del Nilo. Del mapa solo se preserva en la actualidad un cuarto de lo que era originalmente y aún así comprende como dijimos, casi todo el piso de la iglesia.
La actual Iglesia de San Jorge que custodia el mapa fue construida en 1896, sobre las ruinas de la iglesia bizantina original del siglo VI, y presenta otros tesoros y ejemplos del arte de mosaicos local: en sus paredes hay representaciones de la vida de Jesús, de María y de numerosos apóstoles y santos. Es un placer recorrer despacio la iglesia y apreciar estos trabajos.
A la salida de la Iglesia, hacia la izquierda, sin salir del jardín y dentro mismo del complejo hay un centro de interpretación del mapa con explicaciones y la historia de su restauración. Hay también un local de souvenirs con recuerdos muy lindos e impresiones del mapa para llevar.


Tips compras:
Ya sea cerca de la iglesia o en los alrededores de la ciudad es común que se lleve a los turistas a conocer los talleres de confección de mosaicos. Recomiendo hacerlo más allá del hecho que se quiera adquirir uno o no. A diferencia de los romanos, los mosaicos jordanos se arman sobre tela y pueden ser transportados y colocados en casi cualquier superficie. 
Son muy comunes las imágenes bíblicas de corderos, arboles frutales, el pez cristiano y animales de la zona y obviamente, la réplica del mapa de la Iglesia de San Jorge.
Realmente son un trabajo de calidad pero hay que tener en cuenta que son considerablemente pesados a la hora de llevarlos en la valija o bolso de mano. Son también muy apreciados los trabajos de marquetería en madera con incrustraciones de nácar.
Otro de los objetos realmente impresionantes que se venden son los huevos cubiertos por diminutos mosaicos que representan escenas o animales; debido al detallado trabajo que llevan, su costo es superior a los u$s 300 cada uno.
Para compras más modestas, las callecitas de Madaba son una tentación sobre todo para las mujeres. Los pañuelos jordanos y pashminas son sobre todo una buena compra; luego sombreros, remeras y alguna que otra bijou con piedras locales son las mejores compras para realizar y por las que se puede practicar el viejo y querido regateo.
En Madaba hay un par de restaurants familiares que se pueden visitar y almorzar: pasta italiana, pollo, verduras, todo muy comible y a gusto nuestro.
  
Lo Imprescindible 3: Wadi Rum
Ubicado a unos 60 kms al este de la ciudad de Aqaba, en el extremo sur del país es el valle desértico más grande de Jordania. 
Es un paisaje único, de arena roja y formaciones rocosas que surgen en el horizonte haciendo de éste un lugar único en el mundo. Si bien la zona ha sido habitada desde los primeros tiempos del hombre, tal como lo demuestran los grafitos dibujados en las paredes de sus formaciones rocosas, es un área casi fuera del alcance del paso del tiempo y apenas afectada por el desarrollo humano.
En la historia va a quedar como siempre vinculado a la figura de T.E. Lawrence (Lawrence de Arabia) quien participó en la Revolución Árabe de 1917-1918. En su libro, los 7 Pilares de la Sabiduría, Lawrence alabó sus vistas y el hermoso color que adquieren los atardeceres en este desierto.
Para el turista de hoy en día, se trata de la posibilidad de disfrutar un día de plena aventura: por lo general, se lo recorre en viejas camionetas tipo 4 x 4 o jeeps conducidas por gente local. El camino es duro y el viento del desierto pega fuerte, pero adentrarse en este mar rojo y quedarse maravillado con las formaciones rocosas que lo salpican aquí y allá es realmente impagable.
Parte de la visita comprende la posibilidad de entrar en un campamento nómade de beduinos; allí el guía explicará las costumbres, se podrá degustar el café árabe y apreciar la vestimenta local y las formas de bordado que lucen en sus ropas. 
Otra buena opción es improvisar un escalamiento por las grietas rocosas de las formaciones cercanas al campamento, como forma de admirar de cerca los grafitis primitivos de la zona. Se puede practicar inclusive sandsurfing en laderas de médanos que presentan una suave arena de increíble color rojo. 
En el área de recepción de visitantes, es posible almorzar y reponer fuerzas: verduras, pollo, papas fritas, jugosas naranjas y gaseosas se agradecen a la hora de seguir adelante.
Tips vestimenta: en Wadi hay mucho viento y mucho sol; conviene llevar siempre un sombrero y un pañuelo o chal para proteger el rostro. También es recomendable cuidar lo que uno se pone al visitar el campamento beduino; los shorts muy cortos o los tops en mujeres son vistos como una falta de decoro y una actitud irrespetuosa. Si se va a hacer treeking por las gargantas de las montañas de Wadi, no olvidar zapatillas acorde para tal actividad.

 Lo Imprescindible 4: Aqaba
Estuve apenas un rato en Aqaba, pero lo que ví, vale la pena. Situado en el extremo sur de Jordania, es a la vez, el extremo norte del Mar Rojo. Precisamente su ubicación hace que sea un puerto de excepcional importancia para el país y la región.
La bandera árabe más grande de Jordania ondea en el mástil junto a la costanera, quizás como signo de soberanía frente a sus vecinos; al acercarse uno a la costa puede ver que de un lado Aqaba limita con Egipto, al otro, con Israel.
Es una ciudad con colinas áridas, que asoman al brillo del mar y con calles que lucen palmeras tropicales en sus boulevares. Cuenta además con un buen aeropuerto que comparte con el Estado de Israel.
Numerosos cruceros anclan en el puerto y adornan el paisaje; son varias también las embarcaciones que proponen paseos en barco por el Golfo y una mirada diferente desde el mar.
Hay también varios emprendimientos de cadenas de hoteles de nivel internacional en plena construcción hoy en día, lo cual garantiza que Aqaba será en un futuro muy próximo, un buen destino para tener en cuenta.

Datos del viaje por Jordania:

Fecha del viaje: Abril 2012
Agente de Viajes: Marcos Tours - Urquiza 1363-(2146) San Genaro – Provincia de Santa Fe – Argentina – tel: 54-3401-449400
Mayorista nacional: Mahal Tour Operator. Tel: 54-341-4247350
Operador local: Zaid Travel & Tours PO Box 5443 - Amman 11183. Telefax: 962-6-592-2305/ 962-6-462-5197 / 962-6-463-7827


No hay comentarios:

Publicar un comentario